ES

Seguimos haciendo historia

El Girona se impone en un final apoteósico y se ensarta hasta los 48 puntos para cerrar una primera vuelta histórica

Este Girona no tiene techo. Los de Míchel han vuelto a demostrar orgullo y personalidad para imponerse en el último suspiro de un partido loco, y cierran la mejor primera vuelta de la historia de la entidad. 48 puntos que nos sitúan colíders junto con el Real Madrid después de haber sumado en todos los partidos menos contra los blancos, y de haber conseguido hasta 15 victorias en 19 partidos. Unos números de auténtica locura que marcan el camino de una temporada de auténtico ensueño con triunfos como el de hoy, de un mérito increíble por el que y lo como. El equipo ya está diez puntos por encima del Atleti y el Barça, y hasta 20 del séptimo. Arranca el 2024 igual que acabó el 2023, y no queremos parar de soñar.

Dovbyk ha abierto el partido con una ocasión clarísima a pase de Sávio que no ha podido concretar entre los tres palos. Los rojiblancos han empezado el match con mucho empuje, encontrando la espalda de la defensa del Atleti y sometiéndolos con aproximaciones claras. El primero ha sido muy temprano y en el minuto dos Valery ha recibido en la frontal después de una muy buena acción de Pablo Torre, ha recortado y ha chutado ajustado al palo largo. Un aviso del que sería la primera mitad, con muchísimo ritmo y un intercambio de golpes de alto nivel.

Los madrileños, verticales y con jugadores de mucho talento en ataque, han reaccionado muy pronto y en una acción de juego directo han encontrado a Morata entre líneas, que ante Gazzaniga ha cruzado la esférica para empatar. Lejos de arrugarse, los de Míchel han mantenido su idea y han seguido siendo valientes para continuar yendo hacia delante. El atrevimiento ha tenido premio, y en una presión alta Iván Martín ha robado la esférica en la frontal, ha chutado y Sávio ha aprovechado el rechaze para empujar a placer el segundo. El equipo seguía dominando, y en una acción ensayada a balón parado, Blind ha recogido un balón peinado en el segundo palo para hacer el tercero. Y de un lado a otro, porque antes del descanso Morata ha vuelto a recortar distancias en una acción similar.

Los ajustes de Simeone han tenido efecto y el Atleti se ha encontrado más cómodo en los primeros minutos de la reanudación. Los madrileños han encontrado la forma de ganar presencia en campo contrario, Gazzaniga ha tenido que intervenir en varias llegadas y Morata de nuevo, corriendo otra vez a la espalda, se ha plantado solo ante el portero argentino y lo ha superado picándole la pelota por encima. El ritmo ya no era el mismo que en el primer tiempo, pero con el paso de los minutos el Girona se ha ido recomponiendo y ha ido a buscar el cuarto en un tramo final loco. Las mejores han llegado en contragolpes, primero con un chut de Solís tapado por la defensa y después con uno de Couto que ha blocado Oblak, mientras que el Atleti también amenazaba a través de centradas laterales peligrosas.

Pero este grupo tiene personalidad y mucha convicción con lo que hace. El premio al partidazo de todo el equipo ha acabado llegando al descuento, y Montilivi ha enloquecido. Iván Martín ha espetado un misil que ha sacado las telarañas a la escuadra izquierda de Oblak para desatar la euforia de todo un Girona que sigue viviendo en un sueño. Esto no para y la semana que viene visitamos el Almería para abrir una segunda vuelta en la cual los de Míchel quieren hacerla todavía más gruesa.