ES

Toca seguir con la cabeza alta

A pesar de la derrota, es un día para valorar la dificultad y el mérito de lo que está consiguiendo esta temporada el equipo, que sigue segundo

El Girona se encalla en el Santiago Bernabéu ante un exigente Real Madrid y acaba sufriendo la segunda derrota del curso en veinticuatro jornadas, otra vez contra los blancos. Los hombres de Míchel Sánchez no se han encontrado cómodos ante un rival que se ha avanzado muy temprano aprovechando una genialidad de Vinícius, y que ha visto reforzado su plan de partido. Los de Ancelotti, que tan solo habían concedido dos empates a casa en todo el curso, han sido muy solventes en las dos áreas y han hecho de las transiciones su arma más peligrosa. Toca pasar página para seguir compitiendo por los objetivos, y solo el hecho de haber viajado a Madrid con la posibilidad de luchar el liderazgo ya indica el mérito del que está consiguiendo este equipo.

Los hombres de Míchel Sánchez han sido valiendo y han intentado competir de tú a tú en uno de los escenarios más complicados de toda la Primera División, pero no han podido mostrar su versión habitual ante un rival que ha sacado su mejor cara en un partido donde también se jugaban mucho. Con jugadores rápidos y muy potentes al espacio, el Real Madrid ha sido muy incisivo a través de la verticalidad y ha marcado diferencias con el talento individual de sus atacantes. El golazo de Vinícius nada más arrancar les ha puesto el partido de cara, y el brasileño ha vuelto a ser decisivo en el segundo gol con un pase de exterior a Bellingham que lo ha dejado solo ante Gazzaniga para definir.

El Girona se ha intentado estirar en la reanudación y ha disfrutado de mejores minutos, pero le ha costado progresar ante un Real Madrid muy bien posicionado y sólido en los duelos. Bellingham, en una acción que de nuevo se ha originado en las botas de Vinícius, ha aprovechado un balón suelto dentro del área pequeña para hacer el tercero, y Rodrygo ha marcado el cuarto y definitivo de nuevo encontrando metros para correr y ajustando su chut desde fuera el área a la base del palo derecho. En el último minuto, Joselu ha errado un penalti.

A pesar de la derrota, también es un día para valorar la dificultad de lo que está consiguiendo el equipo. Solo el Real Madrid ha podido ganar este curso a un Girona que sigue segundo a la clasificación, y con muchos sueños todavía por cumplir en un año totalmente extraordinario. La próxima semana los rojiblancos visitarán otro escenario muy exigente como es San Mamés para enfrentarse a un rival directo en la lucha por el objetivo de jugar la Champions League.