ES

Se escapa en el último suspiro

Los gerundenses encajan el empate en el último minuto, pero se llevan del Benito Villamarín un punto muy valioso por el estado de forma actual del Betis

El Girona acaba el año empatando en el Benito Villamarín. Los hombres de Míchel Sánchez han competido ante un rival muy exigente y han estado por delante en el marcador durante muchos minutos, pero una acción a balón parado en el último suspiro ha evitado un nuevo triunfo. Aun así, punto muy valioso ante un Betis que no ha perdido ningún partido en casa y que encadena trece jornadas sin conocer la derrota.

Dos propuestas atractivas y valientes que han propiciado un inicio de partido abierto y con alternativas para los dos conjuntos. Los gerundenses han encontrado recompensa en el tramo final con una buena jugada coral que ha acabado con obstrucción dentro del área a Sávio y penalty. Dovbyk, con mucha calma y calidad, ha engañado a Rui Silva y ha hecho subir el primero.

Los de Míchel han controlado el match durante muchos minutos, y han conseguido minimizar el Betis jugándole de tú a tú, algo muy complicado. Con el marcador en contra, los locales se han volcado al ataque en los últimos minutos, y a pesar de que el Girona ha respondido muy bien en las acciones defensivas, no ha podido evitar el gol de Pezzella en el último minuto en una serie de rebotes dentro del área a la salida de un córner.

El equipo ha respondido con ambición intentando encontrar un segundo gol que ha estado a punto de llegar. Blind se ha quedado cerca con un chut desde la frontal que se ha marchado frotando el palo, y Stuani ha tenido una de buenísima, pero Rui Silva ha reaccionado muy bien poniendo la mano fuerte abajo para desviar su remate. El Girona cierra un 2023 histórico siendo colíder de Primera División con 45 puntos, y con el deseo que el próximo año sea igual o incluso más ilusionante.